• 21 de julio de 2017
INFORMAR 247

• INFORMAR 247 • Los invitamos a escuchar la nueva edición de INFORMAR, en esta ocasión encontrará la entrevista exclusiva con el Director General de FIDENA Cap. Alt. Enrique Casarrubias García

Los buques tecnológicamente desarrollados para la industria naviera costa fuera

Fuente: Comunidad Portuaria
24 de abril de 2017
La industria de la extracción petrolera ha visto que las reservas en tierra (onshore) se están agotando o pueden agotarse en un futuro cercano. En su afán por acceder a más y mayores fuentes de este elemento, han incursionado en el mar buscando el crudo o gas que se necesita para cubrir las necesidades energéticas.

Aunque las plataformas en alta mar existen desde los años 50, cuando se empezó a operar en el Ártico, fue tras la crisis del petróleo de 1973 cuando se exploró masivamente el Mar del Norte y en los años 90 a plantear la búsqueda de nuevos horizontes, en busca de los más de 350,000 millones de barriles de petróleo y gas, que se estima contenga el fondo marino. Hasta 2014, las nuevas tecnologías y el buen mercado de precios permitieron que las compañías petroleras operasen en entornos hasta entonces desconocidos, como las aguas profundas en Brasil (a más de 5,000 metros profundidad) o las vastas reservas potenciales encontradas en países como China, Argentina y el Reino Unido. 

Sin embargo, en los últimos años, con la caída de los precios de los hidrocarburos, las costosas inversiones necesarias para realizar estas exploraciones han frenado muchos proyectos, junto al rápido desarrollo en tierra de recursos no convencionales como las arenas petrolíferas y el gas de esquisto, especialmente en Estados Unidos.

Este desarrollo y búsqueda de recursos marinos se está moviendo cada vez más lejos de la costa, llegando a regiones de aguas profundas  y las distancias desde la costa crecieron; por lo que se requirió del desarrollo de nuevas tecnologías y embarcaciones cada vez más inteligentes y tecnológicamente mejor equipadas, que permitan un mejor desempeño y se optimicen los recursos.

Hoy por hoy estas operaciones se realizan desde plataformas o buques especialmente dedicados, los cuales requieren de una logística particular, para obtener el producto de las profundidades del lecho marino y luego transportarlo a las terminales petroleras. 

Entre los buques que atienden la explotación offshore los hay autopropulsados y otros que se fijan al fondo marino por medio de patas y/o anclas. En el segundo caso pueden necesitar de medios que los trasladen de un lugar a otro y los ayuden en el despliegue de los elementos que le permiten fijar su posición.

Estas embarcaciones cuentan con tripulaciones numerosas, emplean equipos altamente sofisticados y utilizan para sus tareas múltiples insumos lo que complica mucho el abastecimiento, soporte, mantenimiento y reparación de estas plataformas e instalaciones en alta mar, por lo que los puertos tienen una gran área de oportunidad para hacer crecer sus servicios portuarios en atención a estas embarcaciones.

Normalmente los costos de las operaciones de helicópteros hacen que estas sean muy onerosas para el transporte de emplearlos por lo que, salvo casos de urgencia o elementos críticos, el apoyo se realiza mediante buques especialmente dedicados comúnmente denominados en el ambiente como Buques de Apoyo Costa Afuera, (Offshore Support Vessels u O.S.V.), o de Apoyo a Plataformas Petroleras.

Se trata de buques técnicamente muy avanzados y con unas características especiales: superestructura a proa y cubierta de trabajo a popa que abarca 2/3 de la eslora, una relación manga/eslora alta, con gran potencia y tracción, gran capacidad de maniobra (incluso hasta girar sobre sí mismos y producir un gran empuje en todas direcciones), visión panorámica desde el puente de mando, hélices transversales u orientables, sistemas de lucha contra incendios (incluyendo fuegos externos), sensores de todo tipo, sistemas de Posicionamiento Dinámico (DP) que permiten al buque permanecer quieto en una posición con la ayuda de distintos sistemas de referencias (satelitales, láser, cables, hidroacústicos etc.). Por el tipo de tarea, sus tripulaciones deben estar altamente capacitadas y entrenadas.



Por el tiempo que la tripulación pasa en altamar, se requiere de embarcaciones que además den albergue, alimento e inclusive entretenimiento a los miles de trabajadores del offshore, estas embarcaciones conocidas como floteles, están equipadas física y tecnológicamente con los más recientes desarrollos, cuentan con cocinas equipadas, para preparar tres alimentos diarios, con los mejores estándares de calidad para el consumo humano, pese a encontrarse a cientos de kilómetros de la costa. 

Las instalaciones de los floteles, cuentan además con una gran variedad de servicios, como el de hospedaje, comedor, cine, gimnasio, regaderas, vapor, salas o áreas de internet y teléfono; todos estos servicios con tecnología de punta. Recientemente en nuestro país, Petróleos Mexicanos presentó su más reciente flotel adquirido, el buque Reforma PEMEX.  

Pero no todos los buques deben ser de gran tamaño, la industria petrolera del offshore requiere de embarcaciones de menor tamaño pero tecnológicamente bien equipadas, como los Buques de transporte de personal y cargas pequeñas (Fast Support Vessel o F.S.V.): de hasta 50m de eslora, cascos de aluminio, potencias de máquinas de hasta 10.000 HP generalmente con múltiples motores y ejes/jets, velocidades de hasta 25 nudos, algunos tienen también hélices transversales en proa para una mejor maniobra. Tienen capacidad de carga en cubierta, para materiales más bien pequeños y de pronta entrega, y de hasta 100 pasajeros sentados. Tanto las cargas cuanto los pasajeros son transferidos a las instalaciones petroleras por medio de las grúas de las mismas, en el caso de los pasajeros utilizando canastas u otro equipamiento al efecto.

Pese a la actual crisis por la que atraviesa PEMEX, México ostenta el tercer puesto de mayor productor offshore, aunque recientemente se han visto rendimientos cada vez más bajos, con una caída de la producción de un 31% entre 2005 y 2015. 

Aun así se produjo cerca de dos millones de barriles diarios en 2015, representando el 7% de la producción global offshore. Con la llamada Reforma Energética, el gobierno de la República busca reactivar el dinamismo petrolero que caracterizaba a nuestra nación. 



Por Israel Pérez Martínez

• INFORMAR 247 • Los invitamos a escuchar la nueva edición de INFORMAR, en esta ocasión encontrará la entrevista exclusiva con el Director General de FIDENA Cap. Alt. Enrique Casarrubias García

Divisas
  • USD: $N/D
  • EUR: $N/D
  • LIBRA: $N/D
  • YUAN: $N/D
  • YEN: $N/D
Estado del tiempo

Contáctanos

NOTICIA 20 de julio, 2017

Trabaja CGPMM en organizar las Oficinas de Servicios a la Marina Mercante

La Dirección General de Marina Mercante de la cual está encargado de despacho el Lic. Saturnino Hermida Mayoral, trabaja en el establecimiento de 24 Oficinas de Servicios a la Marina Mercante que operarán en las costas de nuestro país.

Leer más
REGRESAR ARRIBA