• 21 de julio de 2017
INFORMAR 247

• INFORMAR 247 • Los invitamos a escuchar la nueva edición de INFORMAR, en esta ocasión encontrará la entrevista exclusiva con el Director General de FIDENA Cap. Alt. Enrique Casarrubias García

Pedro Pablo Zepeda Bermúdez, un admirador del ingenio humano

Fuente: Comunidad Portuaria
21 de septiembre de 2016
Al escuchar la pregunta, su figura se recompone. Sus ojos fijan la atención y, enseguida sus cuerdas vocales vibran para articular la frase que definirá al Director General de Marina Mercante: “Me defino como un gran admirador del ingenio humano”.

Hoy vivimos una vida mejor que las sociedades que nos precedieron, añade. Gracias a grandes hombres –muchos de ellos desconocidos– que han sabido generar innovación, cambio, que nos han alargado la vida. Ha sido benéfico sobre todo para nuestra vida social y personal, porque hemos sido capaces de crear modelos de vida con los que podemos convivir, subraya.

Al hablar de sí mismo, Pedro Pablo es transparente y afirma que él mismo trata de ser un hombre ingenioso, sobre todo en la manera de relacionarse con los demás, en la forma en que cumple su obligación de formar a hijos que sean buenos ciudadanos. Trata de ser ingenioso en el modo de amar a las personas más importantes en su vida, pero sobre todo trata de serlo en su trabajo para alcanzar los resultados.

Una admiración especial le merece la gente de mar y está profundamente agradecido con aquellos con quienes ha formado un equipo de trabajo. Los marineros y marinos han desarrollado grandes habilidades y cualidades de bravura que son producto de ese ingenio humano, destaca. 

Para Pedro Pablo es inevitable hablar sobre lo que toda su vida ha sido una pasión: la Marina Mercante. Es admirable ver cómo, dicha actividad, ha tenido una evolución maravillosa, y evoca a los primeros hombres navegando en un tronco, que pasaron después a hacerlo en una canoa y tenían como instrumento de movilidad o motor de su transporte la fuerza humana, el viento y las mareas.

Hace una pausa, y nos da de manera imaginaria un breve recorrido por el barco de vapor y el establecimiento de sistemas mundiales de redes que enlazan, con transporte marítimo, a la humanidad. Dice que se cuenta en el transporte marítimo con ingenio al desarrollar el uso de otros combustibles –no solo el de la fuerza física, sino el vapor, los combustibles–, pero también en la especialización de los barcos, que permiten atender cargas específicas. Todos los días, crea el hombre para bien del hombre, señala Pedro Pablo.

La ilusión de conocer el mundo

En su andar por la vida, Pedro Pablo siempre ha sido un niño, adolescente, joven y hombre inquieto que sólo busca averiguar más de lo que el mundo le brinda. De ahí, su necesidad por descubrir nuevos horizontes, a través de su fascinación por lo que ha desarrollado el hombre.

–En ese entonces, nuestro parámetro de desarrollo podía circunscribirse solamente a nuestro pueblo, pero habían ciertas ideas generales que invitaban a buscar afuera de la comunidad el progreso–, narra el directivo. Cuando sale de su lugar natal San Cristóbal de las Casas, Chiapas, su ilusión era descubrir el mundo.

El sentimiento de añoranza llega de inmediato y sus ojos llenos de experiencia, se tornan cristalinos cuando evoca los diferentes momentos que vivió el niño Pedro Pablo. `Tocas mis emociones`, sólo atina a decir. Soy el hijo de una mujer y un hombre, que toda su vida fueron trabajadores, que querían siempre el bien de ellos, que nos hicieron respetar a la sociedad, una valoración especial por el gobierno. 

Somos cinco hombres y una mujer. Soy producto de una familia luchadora y muy querida. Pedro Pablo recuerda con gran amor a su madre, quien fue maestra de Kinder, ama de casa, “fue una buena mamá”, y contribuyó siempre en el ingreso familiar. Con voz entrecortada, recuerda que su madre fue una gran compañera de su padre.

Al hablar de su padre. Pedro Pablo precisa que fue un hombre, como muchos del México de la Revolución. Fue autodidacta, pero con orgullo y con gran sentimiento a flor de piel, recuerda que para salir adelante, desde pequeño, lustraba zapatos.

Ya de adulto, cuenta el hombre experto en el sector marítimo y portuario, su padre tuvo sus propios negocios e hizo todo lo posible y, lo consiguió, para que todos sus hijos estudiaran. Todos son profesionistas. “Nos inculcó un sentido de responsabilidad con nosotros mismos y con la sociedad. Nunca nos hizo sentir, tanto él como mi madre, que podíamos caminar solos, y nos hicieron entender que éramos parte de un equipo, de una sociedad, que teníamos que aceptar reglas para que viviéramos mejor y debíamos contribuir para mejorar esas reglas, para que así nuestra vida fuera mucho más agradable”, apunta.

Pedro Pablo, el niño de gran esperanza

Cuando habla de su niñez, el funcionario se llena de gozo y afirma que era un niño inquieto que vivía del futbol, `jugaba partidos a 100 goles`. Era un pequeño sociable, y desde ese entonces disfrutaba mucho la comida de su pueblo, especialmente el pan. `Tal vez por eso, el sobrepeso ha sido parte de toda mi vida`.

Platica que una de las principales motivaciones para dejar su tierra, fueron las limitaciones para continuar estudiando. En Chiapas, al terminar la Preparatoria, no había muchas opciones, solo la Escuela de Derecho y, en San Cristóbal, la Escuela de Derecho o el Seminario, y el Seminario se adoptaba desde niño. `Yo fui seminarista`.

Desde niño –a los 7 u 8 años–, Pedro Pablo recuerda que tuvo que trabajar en el negocio de su padre. El primer puesto al que se aspiraba en la ferretería, era el de cortador de papel para empacar. El segundo era el jefe de limpieza, después llegabas a vendedor de la tienda. En algún momento se podía ocupar la vacante como encargado.

“Si me preguntaran, dónde aprendí a tomar decisiones, respondería que fue en el negocio de mi papá. Ahí aprendí la importancia del comercio y el trabajo. Fue parte de nuestra cultura”, afirma.



El profesional

El miembro de una familia de cinco hermanos y el tercer hijo de los Zepeda Bermúdez, reflexiona y con convicción indica que gracias a haber estudiado Economía muchas de sus preguntas se respondieron en automático, pues eso le dio la oportunidad de tener una posición ante la vida.

Es decir, no se puede ser economista si no se tiene una posición de lo que debe ser la propia comunidad donde nos desenvolvemos, de lo que debe ser cada individuo, a partir de cómo las queremos resolver con la asignación de recursos, confirma el funcionario.

En ese sentido, para el Licenciado en Economía por la Universidad Anáhuac del Norte, entendió el por qué algunos pueden tener más, a otros les cuesta más trabajo la vida, pero también descubrió que le da oportunidad de plantear caminos para que algún día todos estemos mejor y resolvamos aquello que lastima a muchas personas que no tienen los elementos básicos para una vida sana.

El hombre, casado dos veces y con la fortuna de tener cinco hijos de ambos matrimonios, comparte felizmente desde hace 25 años, una vida plena con su actual esposa. Añora el azul del cielo, el verde de los bosques y extraña mucho el caminar en el pueblo, además de su arquitectura, riquezas que tuvo que dejar para continuar con sus estudios profesionales. 

El hombre de letras

Pedro Pablo, un hombre que reconoce la virtud del trabajo en equipo, revela que ser tesonero lo ha llevado a cumplir sus objetivos en la vida. Por ello, destaca que uno de sus grandes gustos es la lectura. Recuerda haber leído, de Carlos Pellicer, que el día en que escribía un poema era el más feliz de su vida, porque cumplía 64 años, curiosamente el Director General de Marina Mercante cumplió esa misma edad días después de narrar su historia a Líderes Portuarios.

"Porque tengo 64 años de experiencia para disfrutar las próximas 24 horas. Esta es la mejor etapa de mi vida, donde he podido formar a mis hijos, tener a mis padres, hacer grandes amigos, trabajar, etcétera".

Pedro Pablo, el aficionado al deporte de conjunto como el basquetbol, destaca que sus grandes aficiones en las letras han sido las biografías, después de un tiempo decidió leer grandes obras, entre ellas Cien años de soledad, El Martin Fierro, y ahora tomó la determinación de leer a los premios Nobel.

Es ahí cuando descubre las grandes obras de un José Saramago, de quien actualmente frota  entre sus manos 'Las intermitencias de la muerte', donde propone el escritor que reflexiones en una vida sin muerte. Es muy interesante lo que podría pasar a la sociedad si no muriéramos, resalta.

Su incursión al mundo laboral

Pedro Pablo, un político de tradición y arraigado siempre al Partido Revolucionario Institucional (PRI), nos habla de su vida laboral siendo su primer trabajo en la Secretaría de Hacienda en el año de 1973, cuando un profesor universitario de nombre José María Esbert, le ayuda a conseguir un espacio en la Dirección General de Administración Fiscal Regional de dicha dependencia.

El aficionado a escuchar Aria de ópera y Jazz tradicional, además de canciones como Azul y Farolito del compositor Agustín Lara, evoca que en esa época trabajó con José Ignacio Cacho Vázquez y con Narciso Acevedo Valenzuela. Desde ese entonces incursionó en el sector público y hasta la fecha se mantiene vinculado al mismo.

Pedro Pablo trabajó durante la campaña de José López Portillo, además en el Voluntariado Nacional, para luego ocupar una curul en la Cámara de Diputados, en la LI Legislatura (1979-1982), 

Los puertos

Su paso por los bancos, llevaría a Pedro Pablo al sector donde actualmente se desenvuelve, y todo gracias a Jaime Corredor, quien después de la etapa de privatización de la banca, lo invitaría a Puertos.

Narra que a partir de ahí, cuando el presidente Carlos Salinas impulsó el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), les encomendó afrontar el reto de preparar la infraestructura para hacer frente a la apertura comercial de México. Había que darle suficiencia y productividad a los puertos para que el comercio exterior del país fuera competitivo.

La visión era muy clara: romper los cuellos de botella que limitaban el flujo de mercancías eficiente, que hacían que no tuviéramos fletes dinámicos y que las mercancías no llegaran a tiempo, había que fortalecer las cadenas logísticas. La estrategia era ver a los puertos como parte de un todo.

Los objetivos, explica Pedro Pablo, elevar la calidad y la competitividad de nuestra economía y, lo hicimos creando puertos autónomos, autosuficientes financieramente, con capacidad para distintos servicios, pero que no requirieran de recursos fiscales porque quien invertía e invierte, hoy en día, es el sector privado.

Quien ocupara el puesto de Administrador Vocal en la Dirección de Puertos Mexicanos, detalla que durante la gestión del presidente Ernesto Zedillo, el Licenciado Carlos Ruiz Sacristán, en ese entonces titular de la SCT, analiza las distintas personas que podrían hacerse cargo de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante, cuando Pedro Pablo tenía ya cinco años, y fue así que llega a ser Coordinador. 

El también Maestro en Administración de Negocios, recuerda que posteriormente al término de su gestión como Coordinador de Puertos, decide ser consultor externo para luego regresar con uno de sus grandes amigos y compañeros universitarios, Guillermo Ruiz de Teresa, y ocupar el puesto de Director General de Marina Mercante.

La actualidad

Pedro Pablo Zepeda hace una reflexión sobre lo que actualmente viven los puertos, y afirma que el sector, tanto en el pasado como en el presente ha contribuido enormemente al desarrollo del país.

Acepta que la parte de la infraestructura portuaria juega un papel preponderante en la mente o en el análisis del sector, pero es parte de una cadena, además de que no solo es el transporte de mercancías. 

El transporte marítimo, añade, es la pesca, el turismo náutico, son los cruceros, es la extracción del petróleo. Además de ser la integración nacional con la Península de Baja California con la Isla de Cozumel. Es nuestra salida y puerta de entrada para el mundo.

Es un sector marítimo y portuario es fundamental para el país. Lo veo pujante, dinámico, que ha sabido adaptarse a las nuevas tendencias. Hoy en día, gracias a Guillermo Ruiz de Teresa y al secretario de Comunicaciones, Gerardo Ruiz Esparza, lo veo como un sector integrado. Creo que hay una visión de conjunto que nos hacía falta fortalecer y que, seguramente, va a ser parte de algo más sólido que fortalecerá el desarrollo futuro.

La Marina Mercante 

El hombre aficionado a su familia, al deporte y a su trabajo, explica el momento que atraviesa la Marina Mercante, y señala que es una actividad que no debe ser vista como algo que no fuera nuestro, es decir, las cosas no son nuestras sólo porque las posees. Las cosas son parte de ti porque te sirven, precisa.

En ese sentido, Pedro Pablo considera que el transporte marítimo global le sirve al mundo, y señala que no hay un sólo país que sea dueño de la mayoría de los barcos, ser dueño no representa necesariamente que eso haga ser el mejor país.

Ante el reclamo que hay por parte de los empresarios navieros mexicanos, aglutinados en la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo (Cameintram), sobre el momento de crisis que vive la Marina Mercante, el funcionario expresa que actualmente los barcos se abanderan en algún lugar y la gestión de los mismos se hace en otros países. Es una industria muy compleja, afirma.

Decir que la Marina Mercante vive una situación muy compleja, como si fuera el todo, es una generalización que no corresponde a la realidad, señala. Tenemos buen transporte marítimo, todo el cabotaje que se hace en México se hace en barcos de bandera mexicana. Sin embargo, reconoce que el momento que vive la industria petrolera ha afectado a los navieros mexicanos, pero asegura que es temporal, por lo que propone diversificarse, buscar oportunidades fuera del país, porque siempre hay alguien que pedirá transportar sus mercancías y un buen servicio.

Las capitanías de puerto, una estrategia de seguridad 

El Director General de Marina Mercante expresa con certeza que la propuesta del Ejecutivo para trasladar parte del control de las Capitanías de Puerto de la SCT a la Semar, corresponde a una reorganización de la seguridad nacional.

En este ajuste, siempre debemos tener presente lo que ha dicho el Presidente de la República, no se trata de complicar las cosas, de burocratizarlas, sino de aprovechar este momento para hacerlas más fáciles y eficientes.

Insistió en que si se redistribuyen funciones, serán aquellas que  fortalezcan la seguridad nacional, seguramente, pero no tiene porque entorpecer el despacho, el arribo de las embarcaciones, el trámite de la revisión de las mercancías.

Finalmente, reitera que la autoridad de la Marina Mercante sigue en la SCT para hacer la planeación integral y la administración, desarrollo y concesión de la infraestructura portuaria, sigue siendo parte de los sistemas de transporte. "Se trata de un momento en el que deberemos recurrir de nueva cuenta al ingenio, para que se cumplan los dos objetivos: el de seguridad nacional y el de un comercio fluido", apunta y concluye la charla.

Para Pedro Pablo, la oportunidad de aprovechar el momento de dar algo a los demás ha llegado, no sin antes cerrar un ciclo en la Coordinación General de Puertos. Por eso no se aleja de su mente la posibilidad de entregarse a su familia, esposa e hijos, su tiempo. La palabra retiro ya aparece en el horizonte futuro del hoy Director General de Marina Mercante, pero eso el tiempo lo dirá.



Líderes Portuarios

• INFORMAR 247 • Los invitamos a escuchar la nueva edición de INFORMAR, en esta ocasión encontrará la entrevista exclusiva con el Director General de FIDENA Cap. Alt. Enrique Casarrubias García

Divisas
  • USD: $N/D
  • EUR: $N/D
  • LIBRA: $N/D
  • YUAN: $N/D
  • YEN: $N/D
Estado del tiempo

Contáctanos

NOTICIA 20 de julio, 2017

Trabaja CGPMM en organizar las Oficinas de Servicios a la Marina Mercante

La Dirección General de Marina Mercante de la cual está encargado de despacho el Lic. Saturnino Hermida Mayoral, trabaja en el establecimiento de 24 Oficinas de Servicios a la Marina Mercante que operarán en las costas de nuestro país.

Leer más
REGRESAR ARRIBA