La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente de México (Profepa) clausuró la Terminal Marítima de Grupo México donde ocurrió un derrame de 3 mil litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés, el pasado 9 de julio.

La madrugada de este sábado, personal de la Procuraduría colocó sellos de clausura en las puertas marítimas del consorcio de German Larrea. La zona clausurada fue únicamente la que corresponde al embarque de ácido sulfúrico, pues la que trabaja en el concentrado de cobre, continúa en operaciones.

Esta fue una medida que derivó de la investigación emprendida por la Procuraduría tras el derrame del pasado 9 de julio que Grupo México atribuyó al fallo de una válvula.

Grupo México, de Germán Larrea, tiene ya un historial de 22 “accidentes” a lo largo de los años, por su actividad minera y metalúrgica, que han tenido impacto ambiental en el país.

“Vamos a realizar una revisión muy cuidadosa de esos hechos y la Semarnat emitirá una declaratoria”, declaró en días recientes el secretario de Medio Ambiente de México, Víctor Toledo.

Antes del hecho de Mar de Cortés, el 10 de mayo de este año, se dio un derrame de químicos que afectó el río de la comunidad de San Martín Sombrerete, en Zacatecas.

El 15 de octubre de 2016, también se atribuyó a Grupo México el derrame de 10 mil litros de ácido en Nacozari, Sonora; el 26 de agosto de 2014, se descarriló un tren con 240 toneladas de ácido sulfúrico, a unos metros del Río Santa Cruz en Nogales, Sonora.

El 6 de agosto de 2014, se dio el caso del derrame de 40 mil metros cúbicos de sulfato de cobre en los ríos Bacanuchi y Sonora, y el 16 de agosto de 2010, se dio el derrame de toneladas de desechos tóxicos en el Río Bolaños, entre otros hechos.

Comunidad Portuaria



Para los aduanales es necesario que el Puerto de Altamira se modernice

Quintana Roo incrementa 7.9% su número de turistas en crucero

Lanzan al mar primera plataforma para el campo HOKCHI