Ha pasado un año y tres meses del sonado “auto-atentando” que sufrió una de las embarcaciones de la empresa naviera Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe S.A de C.V., mejor conocida como “Barcos Caribe”, empresa que fue “creada” por Roberto Borge Martín y “socios”, y financiada con dinero del erario público por su hijo, y en ese entonces gobernador de la entidad, Roberto Borge Angulo.

Los días continúan su paso y la Dirección General de Control de Averiguaciones Previas de la Fiscalía en la Ciudad de México, la cual atrajo el caso, no ha informado avance significativo de dichas investigaciones.

Se informó en su momento que, aunque no se dio a conocer de manera oficial, la FGR (antes PGR) resolvió atraer de manera directa las pesquisas de la empresa naviera, luego del estallido ocurrido y que puso al descubierto un posible auto-atentado tras el señalamiento de que dicha compañía era utilizada para “lavar” dinero producto de actividades ilícitas.

Fuentes allegadas a las pesquisas que se reactivaron, confiaron a medios locales que la decisión de atraer el caso y llevar a cabo las investigaciones desde las oficinas centrales de la institución federal se derivó ante la falta de resultados de la Delegación Estatal, toda vez que la explosión ocurrió el 21 de febrero de 2018 en uno de los barcos de la citada compañía y hasta mediados de enero de este año no se había reportado avance alguno.

Como se recordará, quien figurara como uno de los principales accionistas de la naviera y de quien se presume la autoría intelectual del estallido (Borge Martín), intentó dar una imagen de desestabilización del Estado como para poder cobrar un millonario seguro en dólares.

La empresa Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe, conocida comúnmente como Barcos Caribe, fue constituida el 22 de junio de 2012, con un capital de 200 mil pesos. Como accionistas originales figuraron Franco González y César Celso González Hermosillo y Melgarejo, cada uno con 100 acciones con valor nominal de mil pesos cada una.

Se supo que la creación de “Barcos Caribe”, se debió a una solicitud del gobernador Roberto Borge Angulo, de acuerdo a declaraciones de Guillermo Ruiz de Teresa, en ese tiempo coordinador general de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT).

El 22 de julio de 2012, cuando Borge Angulo llevaba en el poder un año y tres meses, por instrucciones suyas se constituyó la empresa Impulsora Marítima de Quintana Roo y el Caribe, Sociedad Anónima de Capital Variable (Barcos Caribe) y según el acta constitutiva número 73 de la Notaría Pública 69 de Chetumal, Quintana Roo, la compañía naviera fue registrada por Franco González Padrón, tío del también ex gobernante Félix Arturo González Canto y por César Celso González Hermosillo y Melgarejo, abogado de la familia Borge.

Además de González Padrón y de González-Hermosillo Melgarejo, posteriormente aparecieron como accionistas Álvaro Martín Martín y Elías George Moussa Tanous, el primero tesorero del ayuntamiento de Cozumel (2008-2011), durante la gestión de Juan Carlos González Hernández, hijo del apoderado de Barcos Caribe y el segundo un empresario hotelero de origen libanés, cercano a Roberto y Miguel Borge Martín, padre y tío, respectivamente, de Borge Angulo.

Para concluir el mes de diciembre, la naviera obtuvo del ayuntamiento de Solidaridad, donde entonces era presidente municipal el priista Mauricio Góngora Escalante, a la postre preso por desempeño irregular de la función pública, la concesión de 23.08 metros cuadrados en la esquina Avenida Sur y Calle 1 Sur Bis, en Playa del Carmen, para la instalación de un módulo para punto de venta de boletaje, por un periodo de 15 años.

El 7 de febrero de 2015, la SCT otorgó los permisos para transporte de pasajeros a las embarcaciones con las que hasta entonces contaba la empresa, Caribe I, matrícula 2304151221-1 y Caribe II, matrícula 2304151121-6), por 6 años, hasta febrero de 2021, durante los que cubriría la ruta Cozumel-Playa del Carmen, Playa del Carmen-Cozumel, en tanto que el Caribe III, matrícula 23041571214, adquirido posteriormente, obtendría una autorización similar hasta el 6 de julio de 2016.

En lo referente al aspecto financiero, que ya es investigado por el Sistema de Administración Tributaria (SAT), Barcos Caribe, que comenzó a operar en febrero de 2015, es una sociedad naviera cuyos dueños y apoderado legal son empleados de la familia del ex gobernante de Quintana Roo, quien desde su cargo promovió la creación de la compañía.

Comunidad Portuaria con información de OEM y diarios locales de Quintana Roo

CGPMM informó que invertirán 100 mil mdp en 3 puertos comerciales

Veracruz debe aprovechar su potencial portuario: Rafael García Anaya

Proyecto Interoceánico podría ver sus primeros resultados hasta 2021