• 23 de noviembre de 2017
INFORMAR 251

• INFORMAR 251 • Entrevista exclusiva con el Director General de la API Puerto Vallarta, Arq. Miguel Ángel García Beltrán González

¿Y la reforma energética?

Rodolfo Monroy Velázquez
25 de noviembre de 2016
Por contradictorio que parezca, la Reforma Legislativa en materia de energía impulsada por el actual gobierno federal, especialmente la parte dedicada a promover nuevos esquemas de explotación, procesamiento y comercialización de hidrocarburos, debe ser calificada como una de las mejor pensadas para abatir, de manera subyacente, las deficiencias, rezagos y vicios estructurales que ha experimentado este sector históricamente.

Debemos recordar que la iniciativa en realidad se gesta durante el periodo del Presidente Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), quien ya había dado entrada y participación a las empresas internacionales y nacionales privadas, para realizar labores vinculadas con la petroquímica secundaria.

En la actualidad, la propuesta del Gobierno Mexicano parecía corresponder y ser consistente con las necesidades de hacer más rentable y productiva la sustracción y procesamiento del petróleo, en la inteligencia de que el propio mercado nacional era suficiente para su retribución, al tiempo que se recibirían beneficios científicos y tecnológicos de primer mundo, y ello posteriormente se reflejaría en la microeconomía, al contener, e incluso disminuir, los precios de los productos finales de consumo doméstico.

La realidad ha sido otra, la depreciación de los hidrocarburos a nivel internacional, la priorización que empresas y gobiernos de otros países han dado a un nuevo orden mundial y a una economía de guerra, pretextada en el terrorismo, son algunos de los elementos que han impedido la consolidación del proyecto.

A nivel nacional, la incapacidad e ineficacia de la Administración Pública Federal para dar garantías de seguridad y libertad de operación a las empresas interesadas en sumarse al proyecto mexicano, acompañado de presiones internacionales que ponen a México como bastión de consumo permanente de productos procesados, son factores que alejan el arribo a resultados esperados, o peor aún, restan credibilidad y legitimidad al actor gubernamental

La mayor crítica continúa siendo la contradicción que genera el incremento de precios de productos y bienes relacionados con los hidrocarburos, a pesar de nuestra riqueza natural y el reciente anuncio de la localización de nuevos yacimientos de petróleo en costas mexicanas.

Peor aún, la incredulidad que prevalece entre la población el hecho de que México tenga que importar productos derivados del petróleo con pésima calidad, cómo se ha demostrado con las gasolinas.

El fenómeno de deslizamiento progresivo del dólar, que debería llamarse devaluación, es otro factor contradictorio en la consecución de los intereses nacionales, ya que si bien ello supondría la posibilidad de hacer más atractivo y rentable las inversiones en México, en los hechos refleja y proyecta una condición de inestabilidad y volatilidad que encarece otros bienes y servicios, cuyos costos se cifran en dólares.

El conjunto de todos los factores enunciados tiene implicaciones directas e indirectas en la comunidad portuaria mexicana y a nivel internacional, cuya actividad productiva se ve progresivamente estancada, a pesar de los esfuerzos gubernamentales, más de dicho que de hecho, y las acciones que impulsan organizaciones, asociaciones y grupos empresariales interesados en que sector marítimo y portuario crezca.

La Comunidad Portuaria es un buen ejemplo de cómo ha impactado de manera negativa el retraso de la implementación de la Reforma legislativa, y la urgente en necesidad de modificar y recanalizar recursos de otros sectores para evitar mayores impactos en este subsector.

Desde mi óptica, se trata de generar modificaciones estructurales tangibles; cristalizar opciones a nivel nacional e internacional para que los inversionistas en todos sus rubros observen a México como una ventana de oportunidad para crecimiento y expansión.

Países asiáticos y europeos parecen una opción viable para apoyar y revertir la problemática que enfrenta México en la actualidad. La Comunidad Portuaria debe considerar esta opción para expandir operaciones y hacer más atractivos las actividades productivas y de servicios que se prestan. 

Podríamos empezar por incrementar las capacidades de los puertos para el tránsito de embarcaciones nacionales que permitan acrecentar las exportaciones, en particular de hidrocarburos, a precios competitivos en relación al ámbito internacional.

En un segundo momento, retomar la idea de construir Astilleros que atraigan a las empresas internacionales con precios competitivos para la construcción, atención y mantenimiento a sus embarcaciones, especialmente aquellas que comparten intereses con empresas mexicanas para trasladar productos derivados del petróleo procesados en México.

Finalmente, corresponde a las autoridades mexicanas construir incentivos específicos y especiales para aquellas empresas dedicadas a las labores marítimas y portuarias, lo cual permitiría una verdadera modificación e impulso a la tendencia de crecimiento de este sector.

Lo mejor del tema es que el gobierno mexicano no tendría que erogar recursos propios para el impulso de este sector, pero necesariamente tiene que ser valiente para enfrentar y afrontar las presiones internacionales y nacionales que impiden el desarrollo de este núcleo poblacional y de servicios.



 

Colaborador
Foto perfil

Rodolfo Monroy Velázquez

[email protected]

Docente y Consultor (Profesor de asignatura en la FCPyS-UNAM Director General de Comunicación Estratégica, Empresa Consultora)

• INFORMAR 251 • Entrevista exclusiva con el Director General de la API Puerto Vallarta, Arq. Miguel Ángel García Beltrán González

Divisas
  • USD: $N/D
  • EUR: $N/D
  • LIBRA: $N/D
  • YUAN: $N/D
  • YEN: $N/D
Estado del tiempo

Contáctanos

NOTICIA 23 de noviembre, 2017

Encabezó Presidente Peña Día de la Armada de México en Baja California Sur

El presidente Enrique Peña y el Secretario de Marina Armada de México, Vidal Francisco Soberon Sanz, encabezaron ayer en La Paz, Baja California Sur, la ceremonia conmemorativa del Día de la Armada e inauguraron las nuevas instalaciones de la Escuela de Aviación Naval.

Leer más
REGRESAR ARRIBA