• 18 de noviembre de 2017
INFORMAR 251

• INFORMAR 251 • Entrevista exclusiva con el Director General de la API Puerto Vallarta, Arq. Miguel Ángel García Beltrán González

Potenciar a la Industria Naval

Rodolfo Monroy Velázquez
4 de agosto de 2016
¿Cuál es el indicador más objetivo que ocupan los economistas, financieros y/o administradores en general, para determinar el crecimiento y desarrollo de un sector tan complejo como el marítimo-portuario?

Desde hace más de ocho años Comunidad Portuaria como medio especializado en el ramo, ha orientado sus esfuerzos a informar y evaluar sobre el acontecer multifacético que se vincula a este tema, utilizando diversas técnicas para la compilación, procesamiento y análisis de datos, que buscan facilitar al público receptor la comprensión de este multiramal económico.

Históricamente, nuestra publicación ha hecho énfasis sobre las bondades de los litorales mexicanos, cuya densidad de población (20% sobre el total nacional) es muy inferior al de otras naciones con actividades marítimas y portuarias desarrolladas, en las cuales intervienen hasta un 60% de sus habitantes.

Esas cifras y su correspondencia con el PIB, son inversamente proporcionales a los potenciales descritos por diversos especialistas en el ramo, que han visto a los puertos mexicanos como una opción para la construcción de polos de desarrollo industrial y económico, a partir de su conectividad e interdependencia hacia el interior y con el resto del orbe.

De acuerdo a un estudio efectuado en el 2010 sobre la contribución de las diez principales industrias marítimas en la economía a nivel mundial se puede observar que una extrapolación de dicho rubro traería a México una posible aportación a la economía del alrededor de los 120 mil millones de dólares anuales.

Empero, hasta el inicio de la actual administración gubernamental federal, la industria naval mantenía situación marginal en relación a otras áreas y sectores productivos y de comunicaciones y transportes, lo que provocó que sucumbiera ante la competitividad extranjera.

De hecho, fueron reiterados los diagnósticos que han señalado una limitada voluntad gubernamental para impulsar el desarrollo de la industria naval, a través de la instrumentación de planes innovadores, especialmente lo que refiere la construcción, reparación y mantenimiento de naves de mayor escala.

En el mejor de los casos, la política pública de México se limitó a la promoción parcial de ciertas actividades como la turística, bienes raíces y tránsito de mercancías. Así, la industria naval ocupa solo el 25% de la capacidad instalada, con un rezago de más de 25 años, de acuerdo con el Censo Económico del INEGI en 2004 existían 40 astilleros dedicados a la construcción de embarcaciones, para el 2009 se redujeron a 29, incluyendo los pertenecientes a la SEMAR. 

Bajo ese diagnóstico y perspectiva, la política pública de los últimos tres años ha orientado sus esfuerzos a la integración paulatina de este subsector, mediante el impulso de acciones locales y regionales que permitan contar con una infraestructura portuaria suficiente.

Aunque con pingues avances, hoy día, la industria naval recupera y trabaja progresivamente en la idea de construir una nueva flota mercante, lo cual necesariamente debe ser complementado con la inclusión de infraestructura y empresas de diversas proporciones.

Incluso, en el PND 2013-2018 se señala “Incentivar el relanzamiento de la Marina Mercante Mexicana y fomentar el desarrollo del cabotaje y el transporte marítimo de corta distancia, para impulsar como vía alterna a la terrestre el tránsito de mercancías”.

Se requiere forzosamente recuperar aquella actividad productiva que se tuvo en la década de los 70´s y 80´s, cuando se manufacturó gran parte de la flota pesquera actual.  Esas acciones, necesariamente deben estar acompañadas con apoyos normativos, fiscales y financieros.

El objetivo evidente es la conformación de un círculo virtuoso que permita la construcción de naves a la medida de las necesidades de los puertos mexicanos actuales y su progresiva modificación a partir del crecimiento y desarrollo del resto de las actividades relacionadas con el mar.

Desde cualquier arista, el desarrollo de la industria naval, conlleva la creación de cualquier cantidad de empresas y empleos de bienes y servicios directos e indirectos y un paulatino crecimiento de economías locales y regionales.

En ese marco, el gobierno mexicano, por fin, apoya la capacidad de los astilleros mexicanos, con el objetivo de construir embarcaciones con un peso muerto entre las 25 y 60 mil toneladas, así como para la reparación y construcción de embarcaciones pesqueras de pequeño porte.

Con ello se busca satisfacer la demanda existente de buques nacionales, construyendo los necesarios para México, y en un segundo momento expandir los horizontes comerciales hacia el exterior.

Reactivar la construcción naval, además de los beneficios ya numerados, generará en forma complementaria la transferencia desde el extranjero de tecnología de punta, experiencia y conocimiento de mercado.

En la actual política pública nacional, se busca potenciar la industria naval mediante la modificación del marco jurídico que: a) privilegia el uso de embarcaciones construidas en astilleros mexicanos, b) crear incentivos fiscales a fin de hacer competitivos a nivel mundial los costos de construcción y c) establecer las medidas necesarias para ofrecer a los armadores nacionales los recursos financieros para adquirir buques construidos en México.

A diferencia de otros ejercicios gubernamentales, el apoyo a la industria naval deberá ser más tangible en los próximos seis años, a partir de la inclusión y concurso de capitales nacionales y extranjeros que apuesten a México como país que cuenta con capacidades para tránsito de mercancías vía mar y vía río, explotación pesquera controlada y desarrollo turístico en general.



 

Colaborador
Foto perfil

Rodolfo Monroy Velázquez

[email protected]

Docente y Consultor (Profesor de asignatura en la FCPyS-UNAM Director General de Comunicación Estratégica, Empresa Consultora)

• INFORMAR 251 • Entrevista exclusiva con el Director General de la API Puerto Vallarta, Arq. Miguel Ángel García Beltrán González

Divisas
  • USD: $N/D
  • EUR: $N/D
  • LIBRA: $N/D
  • YUAN: $N/D
  • YEN: $N/D
Estado del tiempo

Contáctanos

NOTICIA 17 de noviembre, 2017

Trabajadores de Bunkers de México lograron el embargo del buque tanque Golfa I

La Unión Nacional de Marineros informó que concretaron el embargo del buque tanque Golfa I, después de una ardua lucha jurídica y de más de un año de trabajos, afirman que los derechos de la tripulación quedan garantizados, recordaron que los adeudos de la empresa alcanzan una cantidad superior a los 4 millones de pesos.

Leer más
REGRESAR ARRIBA