• 18 de noviembre de 2017
INFORMAR 251

• INFORMAR 251 • Entrevista exclusiva con el Director General de la API Puerto Vallarta, Arq. Miguel Ángel García Beltrán González

Colaboración de Jaime Martínez López: II parte: El Papel de la Mujer en la Mar

colaborador
13 de enero de 2016
El presente artículo es la segunda entrega de una reseña sobre las actividades que han desempeñado las mujeres en la mar en toda clase de embarcaciones y buques. Iniciaré con los antecedentes y los cambios que se tuvieron que realizar en las instituciones para que las mujeres fueran aceptadas en las fuerzas armadas y principalmente a bordo de los buques de guerra, finalizaré con algunas experiencias de las mujeres que ya han pasado por el proceso o navegado parte de la derrota en palabras marineras.

Las primeras mujeres embarcadas en buques de guerra e inclusive como submarinistas fueron en los países bajos en el año de 1985, no obstante   tuvieron restricciones para ser comandantes. La situación cambio cuando a finales del siglo XX e inicios del presente la mayoría de los países aceptaron el ingreso de mujeres a las escuelas de formación naval. 

Lo anterior permitió que las mujeres accedieran al mando de buques de guerra, sin ninguna limitante para realizar operaciones navales en todo tipo de misiones, lo que también les abrió la oportunidad para competir en igualdad de circunstancias con los varones para ocupar las más altas jerarquías navales en la cadena de mando y participar en la toma de decisiones estratégicas de las instituciones navales.

Para lograr lo anterior las mujeres tuvieron que pasar por un proceso de integración en la mayoría de las Armadas del mundo, de inicio fue como enfermeras y en las áreas de  trabajo social. Actividades en las que sustituyeron a los hombres por ser consideradas como idóneas por su trato humano y sensibilidad social,  posteriormente se incorporaron abogadas, doctoras, biólogas, entre otras profesionistas, sin admitir para las carreras de armas, como la aviación naval e infantería de marina, así como la del cuerpo general para desempeñarse a bordo de los buques de guerra.

Con el transcurrir del tiempo en el caso de México las mujeres empezaron a formar parte de las actividades de los servicios de armas que hasta entonces eran exclusivas de los varones. Tales como formar parte de las dotaciones de los buques, como pilotos navales, en paracaidismo y fuerzas especiales de infantería de marina. Sin embargo se puede considerar que la integración total de la mujer a la Marina de México inició con su aceptación a la carrera de logística naval en la Heroica Escuela Naval, no obstante lo que realmente marcó la trascendencia fue el hecho de haberlas admitido para cursar las carreras de armas y dentro de ellas a la del Cuerpo General, requisito para ser comandante de buque de guerra y con ello también abrir el escalafón hasta la jerarquía de almirante. 

Si bien, la inclusión de las mujeres en las instituciones armadas fue resultado del impulso de cambios por las corrientes democráticas y a la aplicación de los derechos humanos en materia de equidad e igualdad de género, su instrumentación como política pública en instituciones como la Marina ha presentado bastantes dificultades, principalmente por la cultura organizacional y operativa centrada en los hombres de “mar” y por el conocimiento al respecto de problemáticas en Armadas de otros países con más años de integración de la mujer.

Como referencia, en alguna ocasión preguntándole a un comandante de buque de los EEUU sobre la mujer a bordo me comento que adicional a sus responsabilidades este debía estar muy atento al desarrollo de las relaciones hombre-mujer de su tripulación a efecto de prevenir problemas y no perjudicar su  propia carrera naval. La misma pregunta la efectué a una comandante mujer pero del servicio de guardacostas esta me expuso el mismo problema e inclusive me revelo que ella tenía ventaja sobre los mandos masculinos por poder identificar cuando una mujer estaba manipulando una situación.

Implicaciones de la Mujer a Bordo

Un buque es una unidad y como tal opera y se mantiene. La tripulación y el mando son mutuamente dependientes de sus capacidades y liderazgo, como resultado se crea un sentido de  pertenencia al buque y a sus integrantes. Todos quieren el éxito y la fama de su buque entre la flota naval y se adquiere si el buque siempre está listo para navegar y cumplir con éxito las misiones sin importar los malos tiempos en la mar. (Comentarios que más  tarde serán  de orgullo entre la tripulación durante sus convivios) 

En el párrafo anterior se comentó brevemente lo que significa un buque para su tripulación, situación que ha cambiado a partir de la incorporación de las mujeres abordo, la transformación cultural del hombre de mar será un proceso que llevará su tiempo, que no estará exento de problemas y que implican cambios:

-En los estilos de liderazgo en relación con el género, entre los más importantes están el reconocer las diferencias de intereses y necesidades de ambos, la aceptación y confianza de la tripulación en el estilo de liderazgo femenino, dejar de asociar las actividades y riesgos por género y utilizar sus mejores capacidades, cambios en al lenguaje vocal y corporal masculino, en las conductas de socialización hombre-mujer y de los espacios físicos para  proveer la necesaria intimidad y privacidad para ambos géneros.

-Para fortalecer a la mujer embarcada a través de proporcionarles facilidades en los periodos de embarazo y lactancia o exceptuarlas de embarque sin ser afectadas en su carrera naval, otorgarles prioridad en vivienda y  servicios sociales, así como procurarles la unión familiar, considerando los roles de las mujeres en la sociedad mexicana.

¿Pero y qué piensan las mujeres de las diferentes Armadas al respecto?

-Teniente Mariana.... (Colombia)”No me veo como una víctima de la dominación masculina ni tampoco tengo planes a modificar o subvertir el poder de sus pares hombres en el mundo militar: ella solo quiere ser “uno más” 

-Tenientes Alexandra Chadid y Yuli Quiroga, (Colombia) primeras mujeres al mando de un buque fluvial.

Quiroga… “Es un reto”, como lo dice la ingeniera naval mecánica Quiroga, que ya conoce al derecho y al revés el funcionamiento de la embarcación por el que debe responder para preservar la vida de sus hombres, se cataloga como una mujer cuyo carácter recio lo forjaron los cuatro años en la Escuela Naval de Cadetes Almirante Padilla, en Cartagena. De pequeña siempre soñé con ser ingeniera mecánica, pero aún más una ingeniera naval, capaz de sortear cualquier obstáculo, como el fuego enemigo, por defender a mi país

Chadid…“Para estar todo ese tiempo por fuera hay que tener mucha entereza. Saber cómo enfrentarse a las situaciones de riesgo, como el mar mismo o, incluso, como la guerrilla. Pero también tenemos que madurar al saber enfrentar el encierro”.

-Teniente de corbeta Mery Ann Rico Ramírez, (España) primera mujer oficial comandante de un buque de guerra…“Algún día lo soñé y esta idea se fue cristalizando poco a poco, ésta es una meta más para llegar a ser comandante de una fragata misilera y convertirme en Almirante”, 

 “Es bastante la responsabilidad, pero las mujeres no podemos ser inferiores al reto”, expresó la mujer”

-Teniente Karen (México)…”El mayor reto que tuve respecto a mí mismo género fue demostrarme a mí misma antes que a los mismos hombres que era capaz de realizar las mismas cosas sin recibir ciertos beneficios o facilidades que a las mujeres se nos brindaban por el simple hecho de ser mujeres, demostrarme y demostrar que no soy el sexo débil, haciéndome a la idea de que en este medio soy una mujer diferente, soy fuerte, que sin perder esa integridad como mujer, esa delicadez característica, soy una militar responsable y comprometida con mi institución y con mi nación”

…”Creo que los cambios que se requieren hacer es propiciar la educación militar respecto a la equidad de género en la institución, haciendo más énfasis en aquellos militares que no vienen de escuelas de formación, tanto hombres como mujeres y en aquellas generaciones que no tuvieron la oportunidad de convivir con mujeres en su escuela”

Finalmente es un hecho que las mujeres a través del tiempo han abierto espacios en  actividades que antes eran exclusivas de los hombres, su integración a los cuerpos de guerra de las fuerzas armadas, principalmente a bordo de buques de guerra, han sido los mayores logros del proceso. No obstante, aún faltan metas por alcanzar, por lo pronto: ¡Bienvenidas a bordo y buena mar!





Contralmirante C.G. (Ret) Catedrático del Centro de Estudios Superiores Navales

Jaime Martínez López



 

Colaborador

colaborador

[email protected]

• INFORMAR 251 • Entrevista exclusiva con el Director General de la API Puerto Vallarta, Arq. Miguel Ángel García Beltrán González

Divisas
  • USD: $N/D
  • EUR: $N/D
  • LIBRA: $N/D
  • YUAN: $N/D
  • YEN: $N/D
Estado del tiempo

Contáctanos

NOTICIA 17 de noviembre, 2017

Trabajadores de Bunkers de México lograron el embargo del buque tanque Golfa I

La Unión Nacional de Marineros informó que concretaron el embargo del buque tanque Golfa I, después de una ardua lucha jurídica y de más de un año de trabajos, afirman que los derechos de la tripulación quedan garantizados, recordaron que los adeudos de la empresa alcanzan una cantidad superior a los 4 millones de pesos.

Leer más
REGRESAR ARRIBA